El lunes en la comunidad de Xaltianquisco, municipio de Tzompantepec, familiares, amigos y vecinos del ciclista, Carlos López González, acompañaron los restos mortales de quien en vida fue un medallista internacional en el ciclismo, en su lugar de origen le rindieron merecidos honores.

Desde temprana hora, en el hogar de su familia realizaron los preparativos para que saliera con rumbo a la iglesia de la comunidad y participar en la celebración eucarística.

Avanzaba lento el cortejo fúnebre que no reunió a más de 50 personas, sin embargo, al llegar al atrio de la iglesia de la comuna, este se llenó de amigos ciclistas, vecinos y por supuesto, su familia.

Recibe Carlos López el último adiós

El llanto y dolor era evidente en el rostro de los ya cientos de personas que se dieron cita para acompañar a los familiares del ciclista tlaxcalteca, mientras el sacerdote René Hernández Juárez ofrecía la homilía recordando a esta figura deportiva.

“Siempre se debió a su familia y su comunidad, siempre puso en alto el nombre de su comunidad, porque cuando competía, aparecía como originario de Tzompantepec, él fue hijo de esta parroquia y le agradecemos porque llevó muy en alto el nombre de su familia y su pueblo”.

El párroco señaló que Carlos fue un ejemplo para todos los que lo conocieron, pues su deseo era promover el deporte en pro de la niñez y la juventud, pues reconocía que son pocos los tlaxcaltecas que se desarrollan en el ciclismo.

Luego de la misa de cuerpo presente, cientos de personas se acercaron al féretro del deportista local para despedirse y darle a la familia el sentido pésame por lo ocurrido.

Fue Minerva Reyes Bello, extitular del Instituto del Deporte del Estado de Tlaxcala (IDET) quien se acercó a la esposa de Carlos para darle un largo y sentido abrazo, pues ella comparte junto con la familia, un especial cariño por el ciclista local.

“Este día perdí a un gran amigo, un gran ser humano, pero no solo eso, Tlaxcala y el país perdió a un gran deportista”, pudo mencionar Reyes Bello antes de romper en llanto, pues dijo, no contar con palabras para describir este hecho lamentable.

Cerca de las 10:30 horas, un pequeño suspiro de justicia fue lanzado por una familiar, sin embargo, la pena que embarga a Xaltianquisco, superó el afán de conseguir justicia.

Recibe Carlos López el último adiós

Fue la propia esposa de Carlos, Blanca Anica Becerril, quien aseguró que el primer paso sería darle un descanso merecido a su pareja, para luego continuar el proceso legal.

“Personal del IDET ayer acudió a la casa para brindarnos el apoyo, nos visitaron, mi esposo tenía 37 años y ahorita no tengo información de nada, parece que apenas se va a abrir la carpeta de investigación y lo que proceda, no tengo cabeza para nada hasta que deje a mi esposo en su morada, en próximos días ya se sabrá lo que se va a hacer porque esto no puede quedar así”.

Previo a su última morada, los restos de Carlos fueron llevados con tristeza al palacio municipal, donde el presidente Arturo Rivera Mora, emitió un mensaje en honor del ciclista.

“Le damos un homenaje póstumo al ciudadano Carlos López González, destacado deportista internacional, ciudadano responsable y querido por los conciudadanos, tuve la oportunidad de conocerlo y me llevé una sorpresa por la persona que era”.

El edil resaltó el interés del deportista por fomentar el ciclismo en su comuna, al tiempo de expresar sus sentidas condolencias a su esposa, hijos y demás familiares y amigos.

Aseguró que el Ayuntamiento mantendrá cercanía con la familia de forma respetuosa para apoyar en lo que más puedan.

“Haré el último pase de lista, para lo cual pido responder presente”, así, los cientos de personas respondieron en nombre del ciclista entre el llanto.

Tocó el turno de Alejandro Lima “El Mojito”, quien conmovido enumeró los logros y carrera del prodigio del pedal tlaxcalteca.

“Carlos López, digno representante del ciclismo mexicano, orgullo de nuestro municipio, nació el 17 de enero de 1981, inició su pasión por el deporte cuando por primera vez observó la Vuelta México”.

Las muestras de cariño y respeto no concluyeron, pues al llegar al panteón de la comuna, un vecino compartió un poema en honor del ciclista fallecido.

“Que el calor de la carretera pasa alumbrando por los rallos del sol, alma entrañable, hermosa del deporte. De ruedas sin alas, musculo de pedal y resorte, en el tirar de las fuerte llantas”.

“Rodando las ruedas a miles de kilómetros han de llegar, en la salida de la montaña, en la recta y en el plan al descenderla bajar, la estrella va a embalar y al final vislumbra la meta y va la fuerza del engranaje, como relámpago va la bicicleta en la emoción, el hombre de acero quiere ganar, Carlos, nadie te va a olvidar”. Así se despidieron del ciclista tlaxcalteca.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here