Tiene razón el vocero de la iglesia La Luz del Mundo: la presunción de inocencia es un principio fundamental del derecho que debe ser observado en todas las fases de un proceso. Así pues, Naasón Joaquín García deberá ser tratado como inocente hasta que se demuestre lo contrario.

Lamentablemente para el autodenominado “Apóstol de Jesucristo” los testimonios de cuatro mujeres, tres de ellas menores de edad, son suficientes para mantenerlo en prisión por muchos años por abuso sexual, pornografía infantil y tráfico de personas.

El fiscal general de California, Xavier Becerra, reveló que habría indicios de que hay más víctimas que presuntamente fueron abusadas. Pesan, como antecedente, acusaciones contra el padre de Naasón, Samuel Joaquín Flores y aún contra su abuelo, Eusebio Joaquín González (a) “Aarón”.

En 1942 Eusebio “Aarón” Joaquín fue acusado de abuso sexual en contra de algunas integrantes de la propia comunidad sin que hubiera acciones legales.

Por lo que hace a Samuel Joaquín, Fernando Flores González, que había pertenecido 22 años a la secta, relató en 1997 “que había fiestas privadas, menores violadas, historias de abortos, filmación de actos sexuales y, sobre todo, que la propia mujer que Samuel Joaquín le había ‘dado’ como esposa, fue víctima de la lascivia de ‘El rey’.”

En 1998 fue señalado por Amparo Aguilar, en esa época de 31 años, de ser abusada sexualmente a los 11. Si decía algo, “Dios me castigaría”, relató.

Otras cuatro acusaciones de abuso sexual llegaron a la oficina del fiscal en Guadalajara. Las autoridades desestimaron las acusaciones por ser muy antiguas.

Un exintegrante de la secta, Moisés Padilla, acusó en 1998 a Joaquín de obligarlo a tener relaciones sexuales con él cuando era un adolescente.

El vínculo de la secta con el poder ha sido de siempre. Recordemos que la colonia Hermosa Provincia, donde está la sede de La Luz del Mundo, se creó en 14 hectáreas que fueran regaladas a Eusebio Joaquín por el entonces gobernador de Jalisco, Marcelino García Barragán (1943-1947), quien fuera combatiente de la Guerra Cristera como el propio “Aarón”. Durante muchos años, la fidelidad de los Joaquín fue para el PRI.

Pero igual que vendía su apoyo al PRI, cuando los vientos de cambio soplaron en dirección del PAN, la secta buscó acercarse a los mandatarios panistas de Jalisco: Alberto Cárdenas Jiménez, Francisco Javier Ramírez Acuña y Emilio González Márquez.

Otro tanto ocurrió en 2015 cuando acudió a la llamada “Santa Convocación” el entonces candidato electo a la gubernatura de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón (a) “El Bronco”.

Con el actual gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, de Movimiento Ciudadano, la relación data de cuando, siendo alcalde, acudió el 9 agosto de 2016 a la “Santa Convocación”.

Los hechos demuestran dos cosas: primero, que la familia Joaquín (abuelo, padre e hijo) ha allanado los derechos de sus feligreses, explotándolos de muchas formas. Segundo, que el gobierno de México no ha hecho lo necesario para intervenir en estas agrupaciones ilegales y, por el contrario, se han confabulado con estos poderes fácticos, por omisión o colusión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here