De acuerdo con la plataforma de seguimiento a la armonización normativa de los derechos humanos, el Estado de Tlaxcala ha avanzado medianamente en su andamiaje legal que permite garantizar el respeto a las garantías lo mismo en procesos, que a favor de grupos de la sociedad específicos.

Se trata de un monitoreo que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha realizado desde hace varios meses a diez diferentes esquemas o grupos de atención para medir su armonización con respecto al respeto a las garantías individuales, entre ellos, los siguientes:

Constituciones estatales; derecho de mujeres a una vida libre de violencia; derechos de la comunidad LGBTTTI; desaparición forzada; personas mayores; migrantes; indígenas; educación; personas con discapacidad; y tortura.

Para el primero de los ejes, correspondiente a la constitución estatal, Tlaxcala tiene un avance de 90.91 por ciento, debido a que no menciona en su Constitución el respeto a los Derechos Humanos en el sistema penitenciario.

En lo que se refiere al derecho de mujeres a una vida libre de violencia, la entidad tiene un avance en armonización de su esquema legal de un 86.67 por ciento, aunque cabe aclarar que la fecha de corte de la normatividad consultada corresponde al 15 de septiembre de 2017.

Por su parte, en el sector que agrupan las personas con discapacidad, Tlaxcala tiene un avance que apenas llega al 50.4 por ciento, en la normatividad analizada para la armonización de las disposiciones jurídicas que integraron el estudio.

En derechos de los pueblos y comunidades indígenas, el avance es de 65.71 por ciento; en educación se alcanza ya un 88 por ciento; en derechos de la comunidad LGBTTTI un 63.64 por ciento; mientras que para derechos de personas mayores, llega al 56.84 por ciento.

En el sector de los derechos de las personas a la protección contra la tortura, la entidad tlaxcalteca alcanza una armonización de apenas un 44.76 por ciento; en protección de derechos de migrantes y sus familias, el porcentaje es de 60 puntos.

Finalmente, en lo que corresponde a la protección de las personas contra la desaparición forzada, se alcanza un 52 por ciento de avance.

Como se observa en ocho de los diez indicadores, apenas si se rebasa el 50 por ciento, aunque por muy poco, mientras que solo en tres sectores se supera la barrera del 50 por ciento. En tanto, en uno solo, el avance es bastante reducido con el 44 por ciento, correspondiente a temas de tortura.

Cabe señalar que la mayoría de los documentos que fueron analizados para el caso local, corresponden a una última revisión realizada en 2018, según consta en la plataforma de seguimiento de la CNDH.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here