El Programa Nacional “Salas de Lectura”, llega a Tlaxcala desde el año 2000, gracias al interés de jóvenes en hacer de esta estrategia un espacio de sano esparcimiento para niños, adolescentes y adultos.

En la entidad existen 82 salas de lectura, ubicadas en diferentes municipios y otras más en itinerancia por las comunidades; las salas de lectura son coordinadas por los “mediadores”, quien suelen ser hombres y mujeres que a partir de los catorce años de edad se interesan en formar parte del voluntario que tiene como propósito el fomento a la lectura.

Espacios como una sala de espera, un parque o la cochera de un hogar, suelen ser el punto de encuentro para chicos y grandes, en donde intercambian diálogos, ideas, opiniones y debates en torno a la lectura; por ello, se incluyen libros en lenguas indígenas, libros de autores clásicos y contemporáneos, poesía, biografías, libros de historia y de divulgación científica.

Salas de Lectura, un espacio para niños, adolescentes y adultos

Por su parte, Zyanya Nadxiely Mejía Nambo responsable de la Sala de Lectura “Amoxtli”, de Huamantla, comento que el ser mediadora le ha permitido ampliar el horizonte de convivencia social entre iguales, además de favorecer a la población con actividades que contempla la interacción e intercambio de experiencias.

“Personalmente me ha gustado trabajar con niños porque ellos están abiertos a la aventura y el programa de salas se ha vuelto la experiencia de mi vida; me encantará continuar con este programa porque en Tlaxcala realmente hemos hecho una comunidad de mediadores y meda mucho gusto estar cada vez más cerca del objetivo, que es formar públicos lectores”.

Guillermo Varela que desde hace seis años participa como responsable de la Sala de Lectura “@moxtli” en Chiautempan, expresó que desde ese tiempo participa de manera voluntaria en las jornadas de fomento a la lectura, lo que le ha permitido descubrir que la forma de expresarse no es necesariamente a través de la oralidad.

“Es una experiencia en la que no me pagan por hacerlo y creo que es la parte en donde disfruto más, ya que no hay algo que me condicione a interactuar con las personas a edades tempranas, pues las actividades que realizamos están dirigidas a la promoción de la lectura, las cuales me han dejado mucha fortaleza y sobretodo me siguen sorprendiendo”.

Salas de Lectura, un espacio para niños, adolescentes y adultos

El formar parte de la comunidad de mediadores de lectura en Tlaxcala, “me ha dejado marcado porque desde pequeños no nos enseñan a jugar y es a través de la lectura, cuando se descubre otro mundo, explicó Alfonso Carmona Montiel titular de la Salas de Lectura Itinerante, denominada “Karat”.

 “Yo le diría a la sociedad que se dé la oportunidad de conocer y acercarse a las Salas de Lectura, ya que a mí me ha dejado crecimiento personal y principalmente me doy cuenta de que debo estar capacitado continuamente. En este espacio convergen personas de toda la sociedad, lo que deseamos es vincular a unos con otros y hacer una mezcla homogénea en donde no tengan lugar las diferencias económicas y sociales”.

Para Addy Gómez Muro enlace operativo del programa nacional de Salas de Lectura, el ser mediador de lectura representa la oportunidad de unir lazos y esfuerzos a favor de niñas, niños, jóvenes y adultos; gracias a la participación altruista de hombre y mujeres tlaxcaltecas.

“Mi experiencia ha sido, sobre todo entender que la labor del programa va más allá de la lectura, se trata de propiciar empatía, respeto, comunicación entre personas y se trata de valorar el voluntariado de comunidad; es decir mostrar el gran valor que surge al compartir con otros un espacio dedicado a transformar comunidades a través de los libros, apoyar los procesos escolares de alfabetización y crear conciencia ciudadana”.

Salas de Lectura, un espacio para niños, adolescentes y adultosMarco Antonio Serrano Miranda, mediador de la Sala de Lectura “Kantitlaseloske”, en entrevista nos comentó que el trabaja la escritura derivada de la lectura, con el propósito de que niños, jóvenes y adultos desarrollen la habilidad de expresar sus emociones, “como mediador nos dedicamos a que las personas se diviertan a través de la lectura, en algunas ocasiones, los talleres que llevamos a las comunidades se relacionan con las figuras de papel son trazos y con ellos, realizan su propio cuento”.

“Esta actividad representa mucho para mí porque ellos plasman parte de su vida y carácter personal; pero en algunos casos son los adultos quienes guardan cosas en su interior.

Como mediador se da uno cuenta de que la sociedad requiere de la lectura, para expresar sus emociones, por lo que invitó al público a que se acerque a las salas de lectura”.

Si bien, el trabajo que desarrollan los mediadores de lectura es voluntario, el gobierno del estado y la Secretaría de Cultura ofrecen capacitación con diplomados especializados en la materia, avalados por la Universidad Autónoma Metropolitana de Xochimilco.

Salas de Lectura, un espacio para niños, adolescentes y adultos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here