Las fiestas patrias, son motivo de reunión de todos los mexicanos en las plazas públicas del país, para celebrar un aniversario más de nuestra Independencia, y aunque la historia nos marca fechas relevantes, es el 15 de septiembre cuando se enmarca el tradicional Grito de Independencia.

De acuerdo con información proporcionada, por el historiador y actual coordinador de la red de Museos del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, Armando Díaz de la Mora, la fecha del 16 de septiembre fue marcada para celebrar la independencia de México.

Y es que con el objetivo de liberar al territorio mexicano del yugo español con la entrada triunfal del Ejército Trigarante, dio inicio a la Guerra de Independencia de México, conmemorando aquel “Grito de independencia” que diera por primera vez el cura Hidalgo.

La lucha por la libertad estalló en un momento en que solo los españoles nacidos en España podían ocupar cargos importantes. Estos españoles disfrutaban de una condición especial de poder político propugnado por una estricta jerarquía de poder basada en la nacionalidad y la raza. Los españoles nacidos en México, llamado criollos, ocupaban el segundo lugar en la pirámide social, mientras que los mestizos, los indígenas mexicanos y los negros se encontraban en la parte inferior.

Tuvo que pasar más de una década de lucha, y México finalmente había ganado su independencia, comienza la madrugada del 16 de septiembre de 1810, cuando el padre Miguel Hidalgo da el llamado “Grito de Dolores” y concluye el 27 de septiembre de 1821.

Fiestas patrias y la lucha por la independencia

El inicio de los festejos

En 1824, inician de manera oficial los festejos de independencia cuando el licenciado don Juan Wenceslao Sánchez de la Barquera, durante la presidencia de Guadalupe Victoria, tiene la idea de celebrar el aniversario del inicio del levantamiento armado contra el régimen español.

Si bien es cierto que la independencia se consuma el 27 de septiembre con la firma del acta de independencia, en donde por cierto participa el tlaxcalteca oriundo del municipio de Ixtacuixtla, José Guridi y Alcocer, convirtiéndolo en uno de los 28 hombres que firman el acta de independencia.

Muy pronto apenas unos años después de la consumación de independencia en 1826, se comienza a celebrar la independencia el 16 de septiembre, siendo una de las tradiciones más antiguas del México independiente.

Y es hasta el año de 1909 cuando en el gobierno de Porfirio Díaz, se cambia la fiesta de celebración a la noche del 15 de septiembre con motivo de su cumpleaños.

Cabe resaltar que en el marco del centenario de la Independencia en 1910, ocurrieron hechos memorables como la inauguración de la zona arqueológica de Teotihuacán y el Ángel de la Independencia en la ciudad de México

Por su parte, en el estado de Tlaxcala el gobierno de Próspero Cahuantzi realizó de igual manera actividades conmemorativas, realizando una exposición arqueológica en un museo que llevaba su mismo nombre. Pero se vio empañado esa fecha por la matanza de pobladores en los municipios de Zacatelco y Santo Toribio Xicohtzinco por un conflicto entre grupos maderistas.

  Fiestas patrias y la lucha por la independencia

Tlaxcala y su participación en la independencia

A pesar de que se dice que Tlaxcala no participó mucho en la independencia, sino más bien fueron los estados de Querétaro, Guanajuato, Zacatecas Guerrero, parte de Jalisco y Michoacán, en Tlaxcala hubo movimientos pequeños de guerrilla que incluso llevaron a que la entidad tuviera problemas económicos y de abasto de alimentos.

Además de que se tiene conocimiento de que en Tlaxcala se recuerda que desde el mes de octubre de 1810 ya existía un pronunciamiento en el municipio de Chiautempan en contra del gobierno virreinal, lo que da a conocer que en el estado ya existía por lo menos un grupo que ya pensaba en la independencia y se ha podido determinar por su relación con el grupo de Hidalgo y Allende quiénes encabezaban este movimiento.

Asimismo, los tlaxcaltecas desde un principio estuvieron involucrados en el movimiento de independencia; ya que aunque en los libros se estipula que la independencia fue el 27 de septiembre con la entrada de ejército Trigarante a la Ciudad de México; en Tlaxcala desde el 28 de agosto (un mes antes) ya se había declarado independiente, a consecuencia de haber quitado del mando al Ignacio González del Campillo quién era el gobernador español en el cabildo indígena; nombrando a José María Ávalos como presidente del ayuntamiento, de facto se declara independiente un mes antes que la Nueva España, ya con autoridades propias.

Fiestas patrias y la lucha por la independencia

Festejos

Durante muchas décadas en los pueblos, cuando eran agentes municipales ahora presidentes de comunidad se ha realizado el tradicional grito de independencia así como las celebraciones de la noche mexicana.

No solo la ciudad de Tlaxcala o ciudades importantes, sino en los 60 municipios tienen su propia celebración en ese sentido de orgullo de los tlaxcaltecas.

A la fecha los 60 municipios actualmente realizan el izamiento de bandera frente a palacio de gobierno. Además de gozar de una fiesta popular en la que los tlaxcaltecas participan de manera abierta, siendo uno de ellos eventos públicos donde se reúnen más personas en las explanadas de la noche del 15 de septiembre.

Como antecedente existen grabados del siglo XIX donde se ven aguas frescas, antojitos y comida típica, que da muestra de las verbenas populares. Además de en la década de los 70 la gente se vestía con sus mejores galas para celebrar la noche del grito. Y la parte artística se limitaba a disfrutar de la banda del estado, a diferencia de la actualidad donde posterior a la verbena se disfruta de una variedad de artistas de cualquier género musical.

Este año se cumplen 209 años del aniversario de la Independencia de México, festejos que llenan de orgullo a todos los mexicanos y que compartimos con la familia y amistades. Las festividades han ido evolucionando de ser un evento meramente cívico a un festejo lleno de diversión, rica comida y fiesta temática con ropa tradicional.

Fiestas patrias y la lucha por la independencia 

Protocolo del “grito” no está en la Constitución
A pesar de que dos años después del inicio de la lucha de Independencia, el 16 de septiembre de 1812, el general Ignacio López Rayón, secretario del cura Hidalgo, celebró el aniversario del Grito de Dolores en Huichapan, Hidalgo, esta fecha fue declarada oficialmente como día de fiesta nacional en la Constitución de Apatzingán en 1814; hecho que fue ratificado por los Congresos constituyentes de 1822 y 1824.

Fue el emperador Maximiliano I de México quien en 1864 utilizó por primera vez el discurso y las arengas para recordar el inicio del movimiento patriótico, desde el pueblo de Dolores, sin embargo, el protocolo que se realiza desde hace años, durante la noche del 15 de septiembre no obra en la Constitución.

Esta ceremonia de mayor solemnidad, es uno de los cuatro días del año que el jefe del Ejecutivo federal en turno está obligado a usar la banda presidencial, según el artículo 35, inciso III, de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales; distintivo que no pueden portar los gobernadores o alcaldes al no contar con la autorización legal o constitucional para hacerlo.

Empero, esta legislación no marca ningún regla sobre lo que el presidente deba proclamar cuando se encuentra en el balcón de Palacio Nacional, o las veces que debe hacer sonar la campana, tampoco se señala que esta conmemoración deba realizarse en un lugar en específico.Fiestas patrias y la lucha por la independencia

Lo mismo sucede con los gobernadores de las entidades o presidentes municipales, puesto que las legislaciones locales no contemplan un protocolo específico para llevar a cabo esta celebración, por lo que cada autoridad puede poner su sello, ya sea incorporando nuevas frases o incluir a determinados personajes históricos.

A pesar de ello, de manera tradicional desde hace décadas el “grito” se realiza en punto de las 11 horas, tras recibir la bandera de manos de una escolta del ejército, el presidente en turno sale con ella al balcón central de Palacio Nacional, lo mismo hacen gobernadores, jefes delegacionales, presidentes municipales y representantes de México en el extranjero, en sus respectivos inmuebles.

Para después gritar la arenga habitual, que incluye una llamada de atención con “¡Mexicanos!”, en primer término se menciona “¡Vivan los héroes que nos dieron patria y libertad!”, para luego gritar “¡Viva Hidalgo!”, “¡Viva Morelos!”, “¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!”, “¡Viva Allende!”, “¡Vivan Aldama y Matamoros!”, y concluir con un “¡Viva la Independencia nacional!” y tres “¡Viva México!” consecutivos.

Al terminar esta última frase se ondea la bandera nacional y se hace sonar la campaña que simboliza la libertad; después los asistentes cantan el Himno Nacional, para dar paso a la quema de fuegos pirotécnicos y una verbena popular.

Cabe destacar que este acto reúne a los representantes de los tres Poderes en el estado, así como a funcionarios de los distintos niveles de gobierno y a la sociedad tlaxcalteca en general que acude con júbilo para conmemorar esta fecha que marcó el inicio de la independencia de México.

Fiestas patrias y la lucha por la independencia

Incrementos focalizados por fiestas patrias: comercio

De acuerdo al sector comercio, las festividades del mes de septiembre, siempre representan un movimiento positivo en las finanzas del comercio formal local, sin embargo, este al igual que otras festividades, es focalizada en ciertos sectores.

Por lo general, los rubros de alimentos, productos para fiestas, comercios relacionados con la venta de frutas y legumbres, bebidas y disfraces, son los que se ven directamente beneficiados, así como el sector de la venta formal de pirotecnia.

Aunado a esto, es preciso señalar que el sector informal también se beneficia con las tradicionales ventas en las esquinas de las calles en la ciudad capitalina y municipios.

Se trata de comercios ambulantes que ofertan a los pobladores matracas, banderas, trompetas y demás artículos con motivos tricolor, que por tradición, han sido referente entre los tlaxcaltecas.

Además la tradición se ha modificado al grado de ser una mofa, pues la venta de pelucas, bigotes y pestañas falsas se suman a esta celebración que le dio identidad a los mexicanos gracias a la valentía de los guerreros mexicanos.

En este tenor, la Cámara Nacional de Comercio de Tlaxcala (Canaco) que es presidida por Fabián Ahuactzin Gómez, señaló que la actividad en el sector, a pesar de ser lenta, los porcentajes se elevan de manera considerable, sin embargo, este incremento es focalizado, debido a la multisectorialidad con la que cuentan en la Canaco de Tlaxcala.

“Las fechas de septiembre generan derrama, que es focalizada, pero que los días festivos y con dinero dinamizan la economía en todos los sectores, se viene el día feriado, junto con la quincena, se deja atrás el regreso a clases”.

Señaló que la Canaco de Tlaxcala tiene las puertas abiertas para que el consumo y dinamismo en los sectores que tienen influencia se dinamicen en estas fechas, ya que siempre el mexicano y el tlaxcalteca, se han caracterizado por tener un espíritu festivo.

Por lo que el inminente arribo de las fiestas patrias, promete un importante repunte en las actividades económicas y comerciales en el estado de Tlaxcala y sus municipios los próximos quince y 16 de septiembre.

Sondeados, los tlaxcaltecas aseguraron que para las festividades acostumbran cada vez más cenar en familia, los platillos más demandados en los hogares son pozole, tostadas, tacos y quesadillas doradas, pambazos e incluso hubo quien aseguró que en su familia la cena también se compone hasta con chilaquiles.

Aspectos que de manera evidente dinamizan la economía del sector formal en el estado de Tlaxcala.

Escrito por: Redacción/David Morales/ Maritza Hernández/Giovanna Moreno

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here