Alejandro Hernández Rodríguez, Orgullo Tlaxcalteca que fuera de reflectores participó en una convocatoria internacional para mejorar la calidad de vida de los hispanohablantes que arriban a trabajar a Canadá, pues afirmó que la convivencia es una parte fundamental para la felicidad y sano desenvolvimiento de migrantes.

Se trata de un proyecto de inmersión social entre las embajadas de México y Canadá, el cual versa sobre la creación de una agencia de voluntarios para la enseñanza de inglés y francés a los inmigrantes en aquel país enclavado al norte de México.

A la fecha se encuentra a escasos meses de viajar a Canadá para que de una vez por todas ponga en marcha su proyecto, cuenta con el respaldo de su familia y amigos, el cual busca mejorar la calidad de vida y la socialización de los latinos por medio del aprendizaje de inglés y francés.

“En Quebec vamos a implementar el proyecto, ya con un nombre, una oficina y con gente que viaje para enseñar los idiomas allá, esperamos que con ayuda del gobierno canadiense, contemos con ese apoyo para mandar gente de México a Canadá”.

https://puebla.sintesis.mx/conexionaps/ 

Así se fraguó la idea

Sin una determinación firme para estudiar la licenciatura en lenguas modernas aplicadas, Alejandro Hernández finalmente pudo concluir sus estudios en el estado de Tlaxcala, para luego en el 2015, conocer sobre esta convocatoria que le llamó la atención de inmediato.

“La idea surgió en 2015 por medio de la convocatoria que emitió la embajada de Canadá, se abrió la oportunidad para participar en la convocatoria que se llama Tres Idiomas”.

Gracias a uno de sus amigos, se enteró de las convocatorias para maestrías, doctorados y proyectos, por lo que decidió de inicio ingresar por una maestría, sin embargo, se encontró con la convocatoria Tres Idiomas.

“Me fui por el lado de ayudar a los inmigrantes que llegan a Canadá y que no conocen el idioma. Al principio fue de incertidumbre, estaba recién casado, mi esposa no terminaba la licenciatura, íbamos empezando”.

Alejandro Hernández Rodríguez

Pasó de largo el proyecto

A pesar del apoyo total por parte de su familia y amigos, este importante trabajo social lo dejó de lado, debido a la falta de respuesta de ambas embajadas e incluso del nulo apoyo de las instancias oficiales en Tlaxcala, sin embargo, nunca se le fue de la mente.

La parte teórica fue corta porque Alejandro tenía la idea y solo la debía plasmar en papel, esto le tomó unos seis meses, ya que dentro de los requisitos se encontraba redactar la parte teórica en inglés y francés.

En todo momento, con la embajada no contaba con la información clara sobre el soporte financiero de dicho proyecto, pues ni la embajada de Canadá ni la de México, le definieron esa parte fundamental del fondeo de recursos.

Superados los filtros, exámenes y aceptaciones, la incertidumbre de que nadie le daba respuestas al respecto, sus ánimos se vinieron abajo, ya que contaba con la idea, sin embargo el recurso no.

Pasado el tiempo, encontró estabilidad laboral y familiar, por lo que dejó el proyecto por algunos años, sin embargo, ante la insistencia de la embajada canadiense, buscó otra forma de poner en marcha su idea.

Viaje a Quebec

En este año, tuvo la oportunidad de viajar a Quebec para realizar la investigación respecto a su proyecto, donde recogió importante material documental, en el que los migrantes que acuden a trabajar en hotelería, restaurantes, campo e industria, detallaron sus estilos de vida y motivaciones para seguir en Canadá a pesar de no conocer los idiomas que allá se hablan.

“Supimos sus pretensiones de vida, de cómo llegaron en qué situaciones llegaron, de la etapa en que llegaron hasta la actual, pues hay personas que llevan un año y otras que ya llevan 20 años”.

En este viaje que realizó en compañía de su familia que tardó seis meses se encontró con cubanos, de República Dominicana, colombianos, peruanos y por supuestos mexicanos, quienes coincidieron en que la migración fue resultado de la búsqueda de una mejor calidad de vida.

Detalló que los resultados finales aun no los han dado a conocer, pues será hasta que se los soliciten, que divulgarán la información que respalde su proyecto, próximo a ejecutarse en aquel país del norte

Una vez aprobado su proyecto, queda solamente implementarlo por medio de unas cinco personas de manera inicial, sin embargo, ahora las ambiciones de Alejandro, nuestro Orgullo Tlaxcalteca han crecido y buscará no solo operar en una pequeña región canadiense, sino extenderse a más regiones.

“Pensamos en expandirnos y no solo sea una pequeña oficina o un reclutador o dos, que sea por todo el país, Quebec, Toronto, Vancouver, Manitova, Alberta, todas las ciudades que se puedan abarcar y ¿por qué no?, en un futuro Estados Unidos, que es donde está la mayor cantidad de migrantes o en Europa, de hecho nuestra misión es tanta de ayudar que tenga un impacto mundial”.

Alejandro Hernández Rodríguez

 

Golpe emocional

La nostalgia por extrañar a la familia es un golpe fuerte a los sentimientos, sin embargo, es parte de la misma experiencia e incluso de la investigación que realizaron, pues los migrantes siempre se desprenden no solo de su país y familias, sino de sus tradiciones, sus raíces y todo lo que envuelve a una nacionalidad.

Para finalizar, invitó a la gente a que investigue, que no se quede estancada y que siempre busquen la forma de ayudar a los demás, asimismo, dejó abierta la invitación para en un futuro los tlaxcaltecas formen parte de este destacado proyecto que busca mejorar la calidad de vida y ánimo de los migrantes, a través de la enseñanza de idiomas que les permitirá no solo trabajar, sino convivir en el entorno que los rodea a diario.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here