Segunda parte

En la columna anterior, me encontraba abordando el artículo 29 de la Constitución Política del Estado de Tlaxcala, específicamente en el inciso b segundo párrafo referente al referéndum.

Respecto de esta figura, la misma norma suprema del Estado de Tlaxcala señala que se podrá llevar a cabo en los reglamentos y normas municipales, cuando lo solicite el cinco por ciento de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral del municipio correspondiente, todo lo anterior, dentro de los quince días siguientes a su publicación.

Plebiscito

La última de las figuras de participación ciudadana contenidas en la Constitución Local, es el denominado plebiscito, contenido en el referido numeral 29, el cual es señalado como una facultad de los órganos de gobierno, mediante la cual se podrá someter a consulta de los habitantes los actos que la ley de la materia determine.

El plebiscito podrá ser solicitado por el 25 por ciento de los electores del estado, inscritos en el padrón electoral estatal, a fin de que se sometan a ese procedimiento los actos o decisiones de las autoridades estatales.

En cuanto a su aplicación en el ámbito municipal, se específica que la misma podrá ser solicitada por el 25 por ciento de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral del municipio en cuestión, a fin de que se sometan a plebiscito los actos o decisiones de las autoridades municipales.

Impulsar la participación ciudadana

A partir del análisis de las figuras de consulta popular, referendo y plebiscito, se desprende que las mismas carecen de fuerza vinculante en la Constitución, y aún cuando no fue materia de reflexión en la presente columna, puedo adelantar que tampoco existe la presencia de este elemento en la ley orgánica de la materia, la cual es la “Ley de consulta ciudadana para el Estado de Tlaxcala”. Por lo tanto, en caso de efectuarse alguno de estos mecanismos de participación ciudadana, no tendrían efectos obligatorios .

En este sentido, invito a que problematicemos sobre la pertinencia de no solo abrir más espacios de participación directa a la ciudadanía, sino también de lograr que dichos espacios sean efectivos y tengan verdadera injerencia en la toma de decisiones, sobre todo en una época en la cual diversos estados se han abierto a esta posibilidad, como lo es el caso de Baja California, cuyos medios de participación ciudadana son vinculantes desde su propia Constitución.

Sin embargo, lo anteriormente señalado difícilmente va a llegar a la agenda pública si es que los ciudadanos no conocen que existen estos derechos en la Constitución Local y por lo tanto hay una posibilidad de hacerlos perfectibles en beneficio de la misma ciudadanía.

 Jfernandoesru22@live.com.mx

Twitter: @JUANFERESPINO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here