Todo sueño tiene un principio y un fin. Pero, algunos políticos se resisten a entender esto y siguen engañándose en sus dulces sueños que parecen no tener fin, acarician la utópica idea de más poder sin comprometer su integridad física y menos aún, lograr este poder con trabajo honesto y honrado. Ya, deben bajarse de su nube, hacer a un lado las enfermizas quimeras y no seguir viviendo de esos falsos sueños, de la ilusión, del exceso de imaginación, deben reconocer de inmediato que es muy improbable mantenerse por más tiempo en el poder. Claro, la referencia no puede ser más precisa. Y es que tanto la dirigencia local del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), la bancada en el Congreso local y los alcaldes de esta misma filiación política se encuentran en el total desorden y división.

Nada extraño resulta si recordamos que las bancadas morenistas en la Cámara de Diputados o son del equipo de José Antonio Álvarez Lima, de Lorena Cuéllar Cisneros o de Alfonso Sánchez Anaya. Todos inminentes dinosaurios priistas con indiscutibles deficiencias en su camuflaje, que más temprano que tarde deberán ser descartados por el electorado tlaxcalteca si persisten en sus intereses de grupo y los anteponen al interés colectivo de la sociedad. La LXIII Legislatura se ha distinguido por ineficiente y simuladora. Son varias las décadas que Tlaxcala no tenía a “representantes populares” con una mediocridad galopante que exhiben en sus recientes nombramientos.

Así es. La referencia es inequívoca. La muestra infaltable es el lamentable nombramiento de María Félix Pluma como presidenta de la Mesa Directiva del Poder Legislativo. Con ella al frente de este Poder soberano la anarquía imperará; la confrontación, el tráfico de influencias, el sectarismo y la simulación será el estado de actitud generalizado. Si los morenistas siguen trabajando para Tlaxcala y los tlaxcaltecas con estos métodos, pronto perderán por lo que no trabajaron. Lo que no cuesta se vuelve fiesta. Textual: Y es que admitió que el 50 por ciento de los becarios inscritos en el programa “Jóvenes construyendo el futuro”, no cumplieron con las actividades encomendadas e incluso, algunos ni siquiera acudieron a sus capacitaciones.

En Tlaxcala Morena debe escindirse con precisión y a tiempo con la instrumentación de los programas que hasta ahora son parte de la coyuntura política, encaminada al proceso electoral 2021. Desde luego, también el personal de la delegación de la Secretaria de Bienestar, debe reorientar las reglas de operación, debe observar con lupa cuantos son y en que espacios laborales se están desempeñando o no. No son suficientes la visitas para corroborar las actividades de los jóvenes, ni los reportes para confirmar su trabajo. Ya que no sólo han detectado que estos no se encontraban en el lugar de sus labores, sino que muchos se encuentran ausentes, o muchos no devengan el ingreso al que se hacen acreedores por no estudiar ni trabajar. Aunque existe una gran cantidad de jóvenes que, si requieren el apoyo, pero no lo tienen por falta de “palanca o la recomendación”.

Gran parte de los beneficiarios del programa son “cuates”, familiares, militantes o simpatizantes de Morena, aunque estos no tengan ninguna necesidad e incluso, vivan holgadamente en casa de Papá y Mamá. Ok. Se trata de erradicar por completo estos vicios. Pues si Álvarez Lima regresa al senado y su suplente Joel Molina ya experimenta paranoia al quedarse sin la dispendiosa dieta que le dejará de otorgar el Congreso de la Unión y las nada despreciables prerrogativas que el Instituto de Elecciones de Tlaxcala le otorgan a Morena, concretamente a Joel Molina por estar al frente del movimiento en Tlaxcala.

Molina Ramírez debe quedar fuera de la jugada y dar lugar a otros liderazgos que si tienen simpatía en el electorado: Este sujeto ya ha vivido de la ubre pública lo suficiente, desde su lejana juventud magisterial. Esperemos, no solo se trate de un rumor y Molina Ramírez se tome unas “merecidas” vacaciones. Además, ya tiene lo suficiente para retirarse y llevar una vida sin carencia alguna, su vejez ya está garantizada gracias a los impuestos de los tlaxcaltecas. Claro, es incómodo para esta especie de políticos enterarse que los tlaxcaltecas ya no están dispuestos a seguirles dando de comer. Entre esta especie se encuentran otros semejantes como Minerva Hernández Ramos, la traidora del PRD y neo panista por conveniencia.

¿Es que no tienen límite, ni llenadera? Alfonso Sánchez Anaya destapó a su esposa Maricarmen Ramírez García en días pasados para encabezar la candidatura 2021 a la gubernatura por Morena. Estos políticos no quieren dejar de comer junto con sus familias del erario público. En serio, la desesperación de Molina Ramírez le recordará que estuvo tan cerca “de la grande”, pero como antepuso su hambre por el dinero público e intentar arrebatar la candidatura de Morena a la gubernatura, pues todo se fue a la basura, incluyendo las prerrogativas y la curul en la Cámara Alta.

Ya veremos si estos individuos aún saben trabajar en campo y lograr la mayoría de consejeros en las asambleas distritales que se llevarán a cabo en los próximos días. Además, y a la brevedad deberá informar al ITE y a la base militante morenista sobre la utilización de los casi 18 millones de pesos para este 2019 que esta por fenecer.

Escrito por: Gabriel Sánchez Díaz

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here