¿La Investigación Artística es una manera de justificar las piezas expuestas en algún museo o galería?, ¿O se refiere a las obras producidas con las prácticas artísticas? ¿Qué es la Investigación Artística?

Investigar es una forma de construir conocimiento y aunque si bien es cierto que la producción artística genera conocimiento, no toda producción artística es Investigación Artística. La Investigación Artística busca problematizar los temas que aborda, a diferencia del creador tradicional que sabe en dónde acabará su proceso, una pintura, una escultura o una instalación artística por ejemplo, el proceso del investigador se ubica en el espacio del “no saber”, es así que esta práctica comienza con una pregunta que transitará por un camino de incertidumbre y cuestionamiento.

La Investigación Artística se dio en los países al norte de Europa en la década de los años noventa, y nació como una práctica crítica que interroga las posturas dicotómicas de teorización, como malo o bueno, correcto e incorrecto o bello y feo por ejemplo, esta práctica no apunta a la centralidad y no sigue una lógica normativa, tampoco es un ámbito exclusivo de la academia, en su campo de acción entran relaciones de lo íntimo y lo social que implican la reflexión en primera persona, es así que el investigador debe dar cuenta de su situación, mostrando al otro desde donde mira, haciéndole visible su proceso, que a su vez denotara las formas de su pensamiento, “conocimiento situado” propone llamarlo la filósofa y feminista Donna Haraway. La Investigación Artística tampoco tiene una metodología específica y a diferencia de la producción artística tradicional, esta es una investigación vívida que tiene la posibilidad de hacer nuevos mundos y componer o deconstruir alguna circunstancia o concepto específico.

Para la Investigación Artística la noción de lo corporal es fundamental y replantea la utilización del concepto “cuerpo”, que es unitario, hasta cierto punto ensimismado por el de “corporalidad”, que se trata de un cuerpo relacionado y por tanto propone hablar “desde mí” y no “de mí”, reconfigurando con ello la idea del individuo y de lo social. En la Investigación Artística el “yo” siempre es un “nosotros”.

Por otro lado, la Investigación Artística debe ser transparente, transferible y accesible. Transparente en la observación del proceso en la toma de decisiones, transferible en cuanto a la forma de proponer pedagogía o conectar con otros individuos y accesible para su consumo, por tanto la Investigación Artística puede desplegarse en libros, talleres, exposiciones o cualquier otro dispositivo creativo.

Dice el Doctor en Pedagogía Fernando Hernández y Hernández, que la Investigación Artística está reconfigurando la academia de artes y por tanto debe ser un espacio de actuación, resistencia y reinvención. Aprender e investigar son prácticas indisociables dentro de la Investigación Artística, en la que también hay que comprender que todo el tiempo vamos trabajando en colectivo, siendo seres que se afectan con el otro y devienen con ello. Cuerpos continuados que traducen lo que sucede al interior de ellos para luego sacarlo a flote y dialogar, atravesarse, reflexionar, con un nuevo, fresco y contemporáneo rigor académico y desde las prácticas artísticas. 

artodearte@gmail.com

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here